La inversión de ambos recintos comunitarios superó los 90 millones de pesos que fueron financiados con recursos propios del municipio de Ovalle, y permitirá que ambas localidades cuenten con un espacio óptimo para sus reuniones y actividades vecinales.

Uno de los sellos de la administración municipal de Ovalle es la inversión para construir o mejorar los recintos comunitarios de las organizaciones sociales, que se mantienen activas en la comuna. Esta vez las favorecidas fueron las localidades de Limarí y La Chimba, donde se invirtieron más de 90 millones de pesos en el mejoramiento de ambas sedes, que no se encontraban en buenas condiciones.

En el caso de la localidad de Limarí, la junta de vecinos Víctor Domingo Silva fue beneficiada con el mejoramiento de sus dependencias, gracias a la inyección de recursos municipales que superaron los 57 millones de pesos, los cuales fueron utilizados para la reconstrucción del radier interior y exterior, en la nueva estructura de techumbre en materialidad Metalcon, incluida la cubierta, la instalación de cerámica interior en la totalidad del recinto, incluidos los baños, cocina, comedor y bodegas, construcción de cielo americano, pintura interior y exterior, ampliación de la cocina, instalación de cerámica de muros, nuevo mobiliario y la habilitación de un extractor de aire. Además, de un área de bodega, la regularización del sistema eléctrico con nuevas luminarias LED interiores y la habilitación de baños exteriores.

“Pasaron muchos alcaldes que nos prometieron que nos construirían una sede social y nunca resultó, todo quedó sólo en promesas. Por eso estamos muy agradecidos del alcalde y su equipo de profesionales, porque nos brindaron su apoyo y trabajaron con nosotros y hoy tenemos como resultado esta bonita sede social” indicó el presidente de la junta de vecinos Víctor Domingo Silva de Limarí, Hugo Pozo.

En el caso de La Chimba, el municipio de Ovalle invirtió 34 millones de pesos, con lo que se hizo una remodelación completa de la sede social de la junta de vecinos Unión y Progreso de esa localidad. El objetivo de los trabajos fue ampliar el salón principal y la habilitación de un área de cocina y servicios higiénicos nuevos para hombres, mujeres y minusválidos y se mejoró la luminosidad del recinto. “Para nosotros esto es lo mejor que nos ha pasado, desde la inauguración de la sede en 1992 y estos trabajos de mejoramiento fueron muy buenos y estamos muy contentos porque quedo preciosa. No es tan solo para la junta de vecinos, acá ahora los adultos mayores tendrán un lugar abrigado y para usar sin problemas” indicó la presidenta de la junta de vecinos, Hilda González.

El alcalde Claudio Rentería sostuvo que estas “son obras muy significativas para la comunidad. Más allá del valor monetario, que es una inversión que hace el municipio de más de 90 millones de pesos, con recursos propios, la construcción o remodelación de las sedes sociales tienen un valor sentimental porque es el punto de encuentro de los vecinos, por eso uno de los objetivos del municipio es que estos lugares estén en buenas condiciones”.

 

 

Redes Sociales
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •